El primero en lograr con éxito el desarrollo de una calculadora mecánica para contar dígitos fue Blaise PASCAL (1642) a la que se denominó Sumadora de Pascal o Pascalina, era un aparato apropiado para efectuar largas sumas, consistía en una hilera de ruedas, cada una de las cuales constaba de diez dientes iguales que representaban los dígitos del 0 al 9, formando lo que llamó la Rueda Contadora Decimal. Su mecanismo se lo puede comparar con el del cuentakilómetros del automóvil.

Durante los siguientes dos a tres millones de años de la historia se fueron desarrollando métodos para el procesamiento de datos y el siguiente descubrimiento importante se produjo en 1642. Cuando Blaise Pascal, Francés de 19 años, trabajaba en la oficina de su padre de contabilidad fiscal, decidió que debía hacer algo para que su padre y otros contadores fiscales no tuvieran que sumar largas columnas de números y se tardaran tanto y gastaran tanto tiempo valioso. Así que atravesé del tiempo desarrollo una máquina calculadora mecánica que era operada por una serie de discos de selección, unidos a engranes, que tenían los números del cero al nueve en su circunferencia. El problema que tenía esta calculadora era que sólo servía para sumar.